¿Cómo reconocer los Síntomas de Infarto?

By: | Tags: | Comments: 0 | Febrero 29th, 2016

Las personas no están al tanto de las señales de advertencia del ataque cardiaco, y el porcentaje que sabe qué hacer cuando hay sospecha no es tan alto como debería, según una encuesta de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Los resultados de la encuesta, publicada en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC, son parte de un esfuerzo continuo para reducir las muertes por ataque cardiaco. Más de 900,000 estadounidenses tienen ataques cardiacos cada año, y ocurren más de 150,000 muertes. Cerca de la mitad tiene lugar en el plazo de una hora luego de la aparición de los síntomas, señalan los CDC, así que el conocimiento sobre la enfermedad y una rápida actuación son vitales.

Aún así, de acuerdo con la declaración de la Dra. Jing Fang, epidemióloga de los CDC y autora principal del estudio, “está claro que el nivel de conocimiento público en términos de las señales del ataque cardiaco y la importancia de llamar para recibir asistencia médica de emergencia de manera rápida cuando alguien experimenta un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular es alarmantemente bajo”.

Las diferencias entre estados son importantes, agregó en una entrevista. “Observamos diferencias marcadas entre estados, y los estados que tienen un menor nivel de conocimiento deberían ser más agresivos”, dijo Fang.

La encuesta utilizó datos del Sistema de vigilancia de factores de riesgo conductuales de 2005, relacionados con 71,994 estadounidenses del Distrito de Columbia y otros 13 estados. Se les preguntó respecto a su nivel de conocimiento sobre cinco señales de advertencia del ataque cardiaco: dolor o molestia en la mandíbula, cuello o espalda; sensación de debilidad, mareos o desmayos; dolor o molestias en el pecho; dolor o molestias en los brazos u hombros; y dificultad respiratoria. También se les preguntó sobre lo que harían si aparecieran tales síntomas.

En general, una gran mayoría de las personas conocía la respuesta correcta a esta última pregunta: llamar al 911 para recibir ayuda de emergencia, en lugar de llamar al médico o ir al hospital. La proporción de personas que dijo que llamaría al 911 oscilaba entre el 77 por ciento en el Distrito de Columbia, 78 por ciento en Misisipí y 89 por ciento en Minnesota.

El conocimiento en torno a las señales de advertencia fue mucho menos satisfactorio. Sólo el 31 por ciento de los encuestados conocía las cinco señales. Por ejemplo, el conocimiento de que la sensación de debilidad, los mareos o desmayos eran una señal de advertencia variaba desde el 53 por ciento en el Distrito de Columbia a 70 por ciento en Iowa; en cuanto al dolor o las molestias en la mandíbula, cuello o espalda, el nivel de conciencia oscilaba desde el 34 por ciento en el Distrito de Columbia y 59 por ciento en Virginia Occidental.

También hubo diferencias marcadas según el nivel socioeconómico y el grupo étnico. Aunque más de un tercio de los que tenían educación universitaria conocían las cinco señales y la necesidad de llamar al 911 , apenas el 15.7 por ciento de los que tenían educación secundaria o un nivel de conocimiento inferior lo sabían. El nivel de conocimiento era significativamente más alto entre los blancos (30.2 por ciento) que entre los negros (16.2 por ciento) y los hispanos (14.3 por ciento).

“Es un porcentaje demasiado bajo”, afirmó la Dra. Martha Daviglus, vocera de la American Heart Association y profesora de medicina preventiva y medicina de la Universidad de Northwestern. “Tal vez se deba a la falta de conocimiento o a que están mal informados. Quizás tenga que ver con una forma de pensar común que relaciona acudir a la sala de emergencias con pagar un dinero que no se tiene”.

El objetivo del gobierno de EE.UU. y la asociación del corazón es incrementar el nivel de conocimiento de las señales del ataque cardiaco hasta alcanzar el 50 por ciento de la población estadounidense, anotó Daviglus. “Tal vez no se considere que esta cantidad sea relevante”, dijo. “Con el tiempo, nuestro objetivo debería ser llegar a toda la población. Podemos conseguirlo poco a poco. No obstante, sólo podremos lograrlo con la ayuda del público”.

Una barrera es la falta de voluntad de muchas personas para enterarse de las señales del ataque cardiaco, dijo Daviglus. “La gente cree que nunca pasará por eso”, destacó. “Cree que es algo que ocurre a otras personas”.

Leave a Reply

  Pop up Cita Exclusiva
A %d blogueros les gusta esto: